usá lo que te sirva de lo que escribo en el blog, pero no te olvides de dar la referencia


Creative Commons License
Texturas (texto y culturas) by Andrea Castro is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International License.

jueves, 14 de noviembre de 2013

Elegía a Joseph Cornell de María Negroni: elegía a un mundo rugoso y lleno de recovecos



"El collage es la innovación más importante del arte en el siglo XX. Al valorar lo cotidiano (en todas sus versiones, incluso la basura) y otorgar a los productos del azar el rango de objetos artísticos, logra abolir la separación entre arte y vida. También logra que la imaginación haga su juego, que se incentiven las grietas delmundo, descalabrando, una vez más, la razón a favor del deseo." (Negroni Elegía a Joseph Cornell, p. 73)
 



Para quienes añoramos el siglo XIX como si hubiésemos vivido en él, conocerlo a Joseph Cornell de la mano de María Negroni es volver un poco a la niñez. Con los ojos enormes y como conteniendo la respiración voy pasando las páginas, dejándome poblar de imágenes evocadas por palabras de la autora evocadas por el arte de Cornell.

Joseph Cornell, ese hombre gris que recupera olvidos en negocios de segunda mano y construye un aleph en su departamento de Manhattan, nació ya en el siglo XX. Pero su gustos son del siglo anterior: la poesía simbolista, la música romántica, y esa manía de coleccionar objetos, catalogarlos, reutilizarlos. “Es un artista plástico que no pinta, un cineasta que no filma,” dice la autora en esta entrevista tan linda que le hizo Silvina Friera para Página 12. Uno más en la línea de artistas que evitan la tiranía de la representación y se lanzan a crear mundos con pedacitos de este mundo.

Maria Negroni dice que es el Baudelaire de Manhattan, y me sorprende la sorpresa de la entrevistadora ante el hecho documentado de que Cornell leyera las Ficciones de Borges. Porque pienso que también podría describírselo como el Borges de Manhattan.

En el mundo académico de hoy, en el que lo que se estudia tiene que tener una relevancia concreta e inmediata, leer este libro de María Negroni nos recuerda que hay que hacerle lugar a una relación con el conocimiento y con el arte menos focalizada en el resultado. Que la relevancia del arte y de la literatura no siempre es concreta ni inmediata. Que el arte y la literatura crean otros espacios, y otras experiencias que no son calculables de antemano. Si se cerraran esos espacios, los Joseph Cornell y sus colecciones de bartijas reentramadas caerían en el olvido. Nadie moriría por ello,  pero el mundo sería tanto más liso.

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la reseña. Aunque no he leído el texto de Negroni si he podido admirar el trabajo de Cornell. Es uno de esos artistas que tienen magia en su trabajo y que con sus procesos de creación y composición, reutilización de elementos nos enseñan una forma distinta de concebir el arte. Desde la literatura es bastante lo que se puede aplicar desde está perspectiva de vanguardia. Es una lástima que casi desconocido porque es un artista interesante y total. Gracias por tu publicación. Saludos desde la Maestría de literratura UPTC, Colombia

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu mensaje, Dafne. Me fascinó el personaje de Cornell y diría que la misma Negroni en su literatura (y especialmente en este librito) usa técnicas de composición de este tipo. Si lees el libro, sería interesante saber qué te pareció. Saludos, Andrea.

    ResponderEliminar